facebook_1.jpg [VER NOTA]
om_sadhana_1.jpgOM es el sonido primordial [VER NOTA]
tapa2_1.jpgYoga El Metodo Iyengar
por Silva., Mira y Shyam Mehta
[VER NOTA]
tapa_libro_1.JPGEl Yoga y la Salud por Mira Mehta
por Mira Mehta
[VER NOTA]
tapa_revista_1.jpgRevista Virtual Gratuita
[VER NOTA]
Disminuir TextoAumentar TextoRecomendarImprimir
07/10/2011
Yoga El Metodo Iyengar por Silva., Mira y Shyam Mehta
tapa2_1.jpgYoga El Metodo Iyengar
por Silva., Mira y Shyam Mehta
tapa2.jpgYoga El Metodo Iyengar
por Silva., Mira y Shyam Mehta

Las Asanas
Si se cuida de la raíz del árbol, la fragancia y florecimiento vendrán por sí solos. Si se
cuida el cuerpo, la fragancia de la mente y el espíritu vendrá por sí sola.

B. K. s. lYENGAR

Por sus efectos de gran alcance, las asanas de Yoga y las técnicas de relajación hacen un uso eficiente de todos los recursos físicos y mentales, lo cual permite un mejor ajuste en diversas situaciones de la vida y prepara el camino para la salud de las futuras
generaciones.

LA BÚSQUEDA DE LA SALUD

La salud es un estado equilibrado de elementos orgánicos y de todos los sistemas anatómicos y fisiológicos, en el cual cada parte del cuerpo funciona con todo su potencial. Todos estos complejos sistemas deben trabajar sin problemas y sin interrupción, algo que no sucede en la vida normal. Asimismo, los aspectos mentales, morales y emocionales deben estar sanos. La espiritualidad completa la respiración plena y sitúa los asuntos huma­nos en la perspectiva de lo universal. Esforzarse por conseguir esta meta es el objetivo principal del Yoga.

Los Yoga Sütras de Patañjali (1, 30-31) enumeran los diversos defectos físicos y psicológicos que dificultan los progresos en cualquier empresa o tarea. Son la enfermedad, el aletargamiento, la duda, la falta de atención y cuidado, la inactividad, la complacencia sexual, vivir en un mundo de ilusiones, la incapacidad de progresar y de consolidar el progreso. Además, hay otras alteraciones psicofísicas; a saber: la pena, la desesperación,
el temblor corporal y la respiración fatigosa.
El Yoga es un medio a través del cual ir adquiriendo cada vez mayor control sobre estos problemas.
Con este fin, Patañjali establece los tres deberes de tapas, svadhyaya e Isuarapranidhana. Son los tres pilares de la práctica del Yoga. Aquí nos ocupamos de la primera de ellas: tapas (autodisciplina y fervor). Aviva la práctica del Yoga con el celo. Sin ella, nada puede lograrse. Este enfoque disciplinado se transfiere a otras áreas de la vida.

Tapas significa calidez, calor, fuego. Es el calor y energía logrados consagrando los propios pensamientos y acciones a una meta en particular, sin desperdiciados en otro sitio. Estos mismos pensamientos y acciones generan energía debido, precisamente, a estar tan concentrados.
La buena salud no puede darse por descontada, sino que hay que esforzarse por alcanzada. El Yoga enseña que esto se consigue mediante la práctica de asanas. Para lograr el máximo beneficio, hay que practicar las asanas con tapas.

Las asanas son una parte esencial del Yoga. No son mero ejercicio físico, pues suponen procesos tanto psicológicos como fisiológicos. Están unidas a todos los demás aspectos del Yoga, arraigadas en la ética y terminan en la espiritualidad. El Yoga utiliza el cuerpo para ejercitar y controlar la mente, de manera que, en una etapa posterior, el cuerpo y la mente, unidos, puedan armonizarse con el alma. Las asanas de Yoga afectan y penetran en cada una de las células y tejidos, revitalizándolos.
La amplia variedad de posturas ofrece un entrenamiento capaz de generar un cuerpo vigoroso, órganos internos en buen funcionamiento y una mente alerta.
Cada una de las ñsanas posee una forma y configuración bien diferenciadas. Para ejecutadas,
se necesitan estiramientos, contraestiramientos y resistencias exactos, los cuales alinean la piel, la masa carnosa y la estructura muscular del cuerpo con el esqueleto.

Son posturas y ciclos de posturas que ofrecen diversos efectos: estimulan, calman, vigorizan, desarrollan resistencia o concentración, estimulan el sueño, calman in­ternamente, etc. Estos beneficios ocurren como efecto colateral del Yoga a través de la práctica correcta. Así, las posturas en pie dan vitalidad; las posturas sedentes son calmantes; las torsiones, depurativas; las posturas supinas, relajantes; las posturas pronas, vigorizantes; las inversiones desarrollan la fuerza mental; los equilibrios aportan una sensación de ligereza; las extensiones de columna son tonificantes, y los saltos desarrollan la agilidad.

La relajación es un arte en sí mismo. Su calidad depende de la intensidad de las posturas que la preceden.
Muchos habituales defectos y dolencias físicos, incluidos los trastornos crónicos, pueden mejorarse mediante la práctica de posturas de Yoga. Actúan sobre áreas específicas del cuerpo, como las articulaciones, el hígado, los riñones o el corazón. Los movimientos y extensiones en las posturas, incluyendo la disposición de los órganos internos en las secuencias invertidas, ejercen un profundo efecto sobre su funcionamiento. El organismo se oxigena y se llena de sangre saludable, se descongestiona y descansa. Mejoran la resistencia, la capacidad pulmonar, el rendimiento cardíaco, el tono muscular, la circulación y la respiración.

Es en estos principios en los que se basa el Yoga terapéutico.

Diseño Web y Programación :: MGweb Soluciones Web :: www.mgweb.com.ar :: © 2006